Combatiendo la depresión masculina.

En estos tiempos donde todos vamos más rápido, sin saber muchas veces hacia donde nos dirigimos, donde el consumismo y la competencia nos orillan a exigirnos cada vez más y demostrar quién es más fuerte, el más adaptado para la carrera de la sobrevivencia, es común vernos envueltos en algún momento en un mar de dudas que nos sacan del presente y pueden provocarnos ansiedad, debido a que podemos percibir la sensación de no estar avanzando mucho en los proyectos fijados, o que no estamos donde nos vimos hace algunos años. La sobreexigencia nos llega a poner en una cuerda floja, donde nos preguntamos ¿Qué sentido tiene todo esto?

Y rara vez nos detenemos en el camino para saber qué es lo que no está ocurriendo realmente, y acabamos por omitirlo como si fuera sólo un episodio temporal. La depresión puede sonar como un término apático, alejado de nuestra realidad, tanto así que acabamos por ignorarla. Pero sus síntomas cada vez son más notables entre los hombres.

La depresión en hombres y mujeres es distinta, en ellas se muestra un sentimiento de tristeza e indiferencia mientras que en los hombres se refleja el enojo e irritabilidad. Ellas tienden a recurrir a sus amigos y familiares para buscar confortarse en los lazos afectivos, mientras que nosotros tendemos a querer alejarnos de todo y romper vínculos que nos mantienen con cierto equilibrio. El error en el que tendemos a caer es recurrir a los excesos de alcohol y sustancias tóxicas para aligerar el peso de lo que nos abruma en la cabeza, a negar la situación y continuar sabiendo que en algunos días podría regresar con mayor intensidad.

La depresión logra también ausentar el interés en nosotros mismos al grado de provocar situaciones que ponen en peligro nuestra integridad tanto física como emocional. Los hombres irritados conducen más rápido, ignoran más el entorno, sumen sus ideas en un plano de negación. No está mal tomar riesgos pero hay que diferenciar lo que es exponerse a un peligro que enfrentar un temor.

Combatiendo la depresión en los hombres.

¿Cómo saber si se padece depresión?

Como lo había explicado los síntomas son claros, se presenta una falta de entusiasmo por toda actividad laboral, un carácter fácilmente irritable, malos hábitos de sueño, culpar a todo mundo de la condición que se está viviendo, poca motivación para cumplir con ciertas tareas que ya se habían propuesto, un recurrente escape hacia los abusos. Estos son los principales focos de alerta.

¿Qué hacer en caso de padecerla?

Se pueden tomar distintas alternativas ya sea dejar todo para hacer un viaje que nos aclare el panorama, frecuentar círculos de gente auto motivada, pasar más tiempo con amistades sanas, salir a correr por las mañanas para liberar endorfinas (química de la felicidad) todas estas son acciones a largo plazo pero lo primordial es reconocer el problema y buscar terapia o la ayuda de un experto porque uno tiende a perder fácilmente el hábito.

Lo importante es que sepas que no te encuentras solo, y que el padecimiento es más común de lo que te imaginas. Como hombres se nos enseña a mostrar carácter ante las situaciones adversas, pero el hecho de buscar ayuda no significa perder ese valor, sino tener la suficiente estima para mejor la calidad de vida y no perder el rumbo.

Quetzal Noah

Quetzal Noah

Cantautor, poeta y viajero. Nacido en Monterrey, licenciado en Relaciones Internacionales por la UANL.Cuenta con el reconocimiento de Conabio y Xquenda por uno de sus cuentos, co-autor en el libro Voces de Emergencia, ha colaborado con Cultura Colectiva, Errr Magazine, El acorazado y autopublicado dos libros digitales: La Ciudad Dormida y De la Costa al Desierto
Quetzal Noah

Publicaciones recientes de Quetzal Noah (see all)