A veces pedir el número es un pretexto intermedio para terminar la interacción. Si puedes continuar hablando con ella, salir con ella o tener una cita en ese mismo momento, entónces hazlo y no te preocupes por el teléfono. Es decir, trata de llegar lo más lejos que puedas en tu interacción, y pídele el teléfono solo en caso de que tu o ella tengan que irse, o, no puedas cerrar el trato en ese mismo momento.

Un consejo muy efectivo, es que no des por terminada la interacción inmediatamente después de que ella te dé su número, ya que puede llegar a pensar que lo único que te interesaba era obtener un teléfono para elevar tu Ego. Una vez que tengas su teléfono, siempre que te sea posible, continua la interacción unos 5 o 10 minutos al menos. Y en caso de que definitivamente no puedas hacerlo, puedes comentar algo como “me encantaría seguir platicando contigo pero tengo que irme, bueno, ya tengo tu teléfono, te marco pronto y nos ponemos de acuerdo para continuar esta conversación”

Síguelo en:

Germanico

Instructor Ejecutivo para Hombre Social
Síguelo en:

Publicaciones recientes de Germanico (see all)