Antes que considerar a una mujer como de “10”, debes de tomar en cuenta que ella es una mujer como cualquier otra, y por lo tanto, su valor no es inferior o superior al tuyo, es decir, no está por encima de ti solo por el hecho de ser guapa o bonita.

Lo cierto es que debes de trabajar en superarte como hombre y como persona, de forma que tu mismo te consideres un “hombre de 10″, y de esta forma, te sientas con derecho a estar con la mujer que a ti te haga feliz, independientemente del valor o lugar en la escala que tu le atribuyas.

Sebastián: Además, considero que asignar “valores” a personas es altamente subjetivo. Las condiciones en las que te encuentres con una mujer, y tu experiencia personal modifican por mucho el rango de valor que tu asignes o alguien más te asigne a ti.

Una mujer simpática en una fiesta en la que haya casi solo hombres se convierte en un 10 solo por el hecho de ser la única ahí, y se vuelve un 5 (o menos) en una fiesta de modelos. La percepción lo es todo.

Por lo tanto, debes eliminar la asignación de un valor, y si este valor llegara a ser muy obvio (es decir, la chica es excepcionalmente guapa) debes considerar abordarla en el escenario que mejor te favorezca. (Lugares en donde te conozcan, momentos en los que tu estés brillando o espacios y situaciones en las cuales la inseguridad de la chica puedan salir a flote, por ejemplo, si ella está en una discoteca en el área VIP y tu no, será más difícil para ti acercarte en igualdad, pero , si te acercas cuando está sola en la calle, o en una fiesta en donde tu eres el anfitrión y ella no conoce a nadie, tu estarás en una situación más ventajosa para causar una mejor impresión)

Germánico: Si quieres tener a las mejores, debes de ser el mejor. Una creencia limitante muy arraigada en la comunidad de ligue es que repitiendo frases o usando fórmulas precisas en tus interacciones podrás tener “a la mujer que quieras”, como si las mujeres fueran tontas o no pudieran tomar sus propias decisiones, y tan solo con unas “frases infalibles” pudieras persuadirlas de hacer algo que no quieren.

Y lo cierto es que si no tienes mucho que ofrecer, las unicas mujeres que se interesarán en ti serán aquellas que ofrezcan aún menos.

Debes estar muy consciente de tu propio valor, y esforzarte continuamente por mejorarte a ti mismo y al mundo que te rodea. Las habilidades sociales son importantísimas para facilitar tu camino al éxito, pero debes de cuidar tambien tu salud, condición física, tu aspecto o apariencia personal, tu cultura y conocimientos, y desde luego tus finanzas. Desde luego, es posible ligar sin todo esto, pero entre más tengas para ofrecer, te será más fácil conocer y conquistar a la clase de mujeres que deseas, y más fácil te será conservarlas a tu lado.

Síguelo en:

Germanico

Instructor Ejecutivo para Hombre Social
Síguelo en:

Publicaciones recientes de Germanico (see all)